Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Tesoro escondido: La fortificación más poderosa del reino

La fortificación construida por Luis XI en el siglo XIII era entonces la más poderosa del reino. La coraza de piedra y las colosales torres de esta impresionante obra militar daban fe del poder del rey de Francia en aquellos tiempos de guerra.

¡Había que armarse de valor para venir a desafiar la arquitectura defensiva del Castillo de Angers! Su primera estrategia militar era su ubicación en lo alto de un promontorio sobre el río Maine: de este modo se podía espiar al enemigo a lo lejos. Luis XI mandó construir la fortificación alrededor del palacio real para disuadir a los bretones y a los ingleses y para ello no dudó en utilizar las piedras destinadas a la construcción de la Catedral de Angers. Unos 800 metros del castillo estaban rodeados por la muralla, el flanco norte era el único que no necesitaba ser fortificado ya que daba a una vertiente escarpada frente al Maine. Las murallas estaban reforzadas por diecisiete torres de 12 a 13 metros de diámetro, con un espaciado entre ellas de menos de 20 metros. Esta proximidad hacía que las armas fueran especialmente eficaces desde las múltiples aspilleras que se convertirían más tarde en troneras. Las murallas estaban aisladas por una fosa y por escarpas. Solo existían dos puntos para entrar en el castillo: la puerta de la ciudad y la puerta de los campos, ambas infranqueables gracias a los rastrillos, las buhederas y los puentes levadizos. El esquisto y la caliza le dieron un aire severo, pero fue su diseño militar extremadamente sofisticado para la época el que hizo de la fortificación de Angers un lugar prácticamente inexpugnable.
Alojamientos en las inmediaciones
¿Eres más de hotel o de bed & breakfast? ¿De camping o albergue? ¿O mejor una roulotte…? Descubre todas nuestras propuestas de alojamiento en el Valle del Loira.