Gran aniversario

Este año el Castillo de Brezé celebra 20 años desde que abriera al público sus galerías subterráneas. Una oportunidad para volver a adentrarnos en sus galerías defensivas.
 
En el 2000 el Castillo de Brezé abrió nuevos pasadizos a los visitantes que, por primera vez, pudieron acceder a su impresionante patrimonio subterráneo, o troglodítico. Nadie habría podido imaginar que bajo el castillo se escondía todo un mundo organizado en torno a una red de cuevas y túneles excavados a 9 metros de profundidad. Estas galerías subterráneas conformaban el sistema defensivo utilizado a partir del siglo XI, que permitía resistir a las invasiones atrincherándose bajo tierra. Conductos de luz y aireación, silos, un pozo de nieve, caballerizas, una panadería, cocinas, bodegas, cría de gusanos de seda... La visita atraviesa un fantástico universo subterráneo de más de 1 kilómetro. Desde abajo, la vista de los fosos secos, entre los más profundos de Europa con 10 m de largo por 18 m de alto, es impresionante. Una panorámica excepcional que lleva 20 años conquistando al público.