Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Insólito: Una cárcel en una fortaleza

Con sus muros inexpugnables, el castillo de Nantes siempre estuvo abocado a ser una cárcel. Las marcas dejadas por los presos indican hasta qué punto esta función ha pesado en la historia del monumento. 

Como sede del poder, el Castillo de Nantes sirvió de cárcel durante toda su historia. Aquí se encerraban a los acusados a la espera de ser procesados o ejecutados. Los presos se sucedían unos a otros haciendo del castillo una pequeña «bastilla de provincia». Algunos de los presos eran personajes conocidos como Gilles de Rais, el conde de Chalais o el cardinal de Retz que logró la hazaña de escapar.

Al final del reinado de Luis XIV, casi todos los espacios del castillo tenían una función carcelaria, llegando a su máxima ocupación durante la Revolución. Las condiciones de higiene en las que tenían a los marines ingleses y a los curas refractarios eran horribles. Algunas de las celdas evidencian especialmente la crudeza de las condiciones de detención, como el calabozo del Pied de Biche, con una superficie de 2 m² y 1,30 m de altura: ¡imposible ponerse de pie…! Los presos dejaron marcas y testimonios de su encarcelamiento en forma de grafitis en las celdas de la torre nueva, donde había hasta 75 enemigos del poder por cada planta. Este tipo de inscripciones son numerosas, pero a penas identificables. Aun así, atestiguan el pasado carcelario del castillo.  
Alojamientos en las inmediaciones
¿Eres más de hotel o de bed & breakfast? ¿De camping o albergue? ¿O mejor una roulotte…? Descubre todas nuestras propuestas de alojamiento en el Valle del Loira.