Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Paseos en calesa y excursiones con burro

Los caballos y los burros, animales predilectos de los niños, son una manera diferente de descubrir el Valle del Loira. Recorred, como antaño, los pueblos y los paisajes del Loira a bordo de una calesa.  O en compañía de un burro para compartir momentos de complicidad en los senderos forestales, de pueblo en pueblo y de castillo en castillo del Loira...
 

Paseos en calesa, ideales para explorar el paisaje 


Visitad el Valle del Loira como se hacía antiguamente: en un coche de caballos.  

Descubre así algunos de los Castillos del Loira, como el Real Castillo de Blois. Con Les Attelages de Blois, también podréis recorrer las calles del casco antiguo de la ciudad y los márgenes del Loira. 

Posibilidad también ofertada por el Castillo de Chambord.  Sus extensos dominios se prestan a dar una vuelta en carruaje con toda la familia.  Las calesas, conducidas por un cochero, os llevarán de paseo por la zona privada de los dominios del castillo, para descubrir la fauna y la flora, pero también increíbles vistas del castillo. 

También está la opción de alquilar un carruaje durante unos días y explorar con más tiempo el patrimonio natural del Valle del Loira. Loc’Attelage, en Saint-Rémy-la-Varenne, recomienda, por ejemplo, rutas ecuestres temáticas como «Entre vignes et Loire» (Entre las viñas y el Loira) con parada en las terrazas de las guinguettes del Loira. Siempre ambientadas, estas terrazas gustan tanto a padres como a hijos, que bailan lo que les pongan. 

El paseo en calesa con guía es todavía más enriquecedor, sobre todo para los niños. En Montjean-sur-Loire y en La Pommeraye, las sutilidades del paisaje se desvelan durante un paseo comentado.   

Completad vuestra visita de los jardines de Villandry con un paseo en calesa para descubrir la confluencia del Loira y del Cher. 
 

Excursiones con burro en el Valle del Loira


De orejas grandes, peludo y suave, este animal legendario os conquistará durante un paseo. En compañía de un burro, descubrid los paisajes y los Castillos del Loira de manera diferente, a su ritmo. Un ritmo que, por cierto, se asemeja al nuestro (¡cuando los burros no se ponen burros, claro!) ya que pueden caminar a 4 km/ h. 

Tras las presentaciones de rigor ¡nos ponemos en camino! El objetivo no es subirse al burro, sino llevarlo atado de una cuerda. Eso sí, el burro cargará con las mochilas y los más pequeños tendrán derecho a subirse a sus lomos de vez en cuando... 

Por unas horas o durante un día entero, según vuestras apetencias y la edad de vuestros hijos.  Por ejemplo, medio día de picnic o merienda en los alrededores de Cheverny con uno de los 14 burros de Les ânes de Madame o en Nort-sur-Erdre con Les P'tits ânes du biau chemin

Les ânes de Balaam os llevarán, por su parte, por los senderos forestales de las inmediaciones de Loches o, durante varios días, hacia el Castillo de Azay-le-Rideau bordeando el río Indre (ruta del Indre en bicicleta o GR46).