Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Casas cuevas y demás sitios troglodíticos

La arquitectura excavada en la roca, o troglodítica, como se lo conoce por aquí, es típica del Valle del Loira. Siempre misteriosas y fascinantes, estas cuevas reconvertidas fascinan especialmente a los niños, que tan pronto descubren en su interior fondos submarinos prehistóricos como antiguos pueblos… 
 

Poesía en la roca


Difícil imaginar que hace 10 millones de años, las interminables galerías del Site Troglodytique des Perrières (Doué-la-Fontaine) eran, en realidad, un gran mar lleno de medusas, tiburones y ballenas. ¡Pues sí! La marga caliza, una roca arenosa depositada por el mar, da fe de ello. Aquí podremos disfrutar de una historia contada poéticamente a través de la escenografía de «Le Mystère des Faluns», con juegos de luces y proyecciones.
    
Los gigantes de piedra, como son el Castillo de Montsoreau y la Abadía de Fontevraud tienen su miniatura correspondiente también de piedra (toba calcárea o «tuffeau» típica de la región) en Pierre et Lumière, Saint-Hilaire-Saint-Florent. Este sitio subterráneo alberga unos veinte emblemas arquitectónicos del Valle del Loira (iglesias, pueblos, castillos…) esculpidos en miniatura en la famosa piedra blanca. 
 

Lugares atípicos


No dejéis de visitar los pueblos de casas cuevas («villages troglodytiques»). Los niños descubrirán con sorpresa que, al abrigo de la piedra, se organizaba la vida de un pueblo, ya desde la Edad Media.

El valle troglodítico de Goupillières esconde, entre otras cosas, tres granjas excavadas en la piedra. Aquí es donde los campesinos de la Edad Media vivían, criaban el ganado y fabricaban el pan (como nos indican los hornos). Sin olvidar la galería subterránea, que los habitantes del pueblo utilizaban ¡como refugio! Venid a descubrir con los niños el día a día de los habitantes de las cuevas del medievo y a saludar a los animales de la granja.

Otra visita imprescindible: el pueblo troglodítico de Trôo, en el Valle del Loir. La capital de la arquitectura excavada en la roca o troglodítica, estructurada en tres niveles, fascina por sus callejuelas y su fantástica colegiata Saint-Martin. Pasaros también por la cueva de estalactitas y estalagmitas para admirar la acción del agua durante 300 años. 

No os perdáis tampoco, en Anjou, el pueblo troglodítico de Rochemenier que tiene una superficie de 1 ha.


Más sitios troglodíticos