Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Jardines de los castillos de Anjou

Los castillos del Valle del Loira presumen de espléndidos parques y jardines por los que da gusto pasear. En Anjou, concretamente, destacan el Castillo de Brissac, el Castillo de Montriou, el Castillo de Vaults, el Castillo du Pin y du Palais Briau.


Jardines señoriales muy cerca de Angers


El Castillo de Brissac, al sur de Angers, se encuentra ubicado en un entorno natural sin parangón. A sus pies se extiende un elegante parque y, a su alrededor, un fantástico terreno bañado por el río Aubance. Da gusto pasearse al frescor de sus alamedas, a la sombra de sus árboles centenarios... Andandito llegarás enseguida al viñedo del Domaine de Brissac, donde se producen vinos como el rosado de Anjou, que podrás catar allí mismo.

Al norte de la capital de Anjou, en Feneu, en los dominios del Castillo de Montriou se explayan plátanos, cedros, tilos y alamedas sinuosas, según el estilo predominante en la renovación de las fincas rurales angevinas del s. XIX. En el parque, podrás pasear entre parterres de boj antes de llegar a la huerta del s. XIX, donde se encuentra una destacable colección de cucurbitáceas.
 

Jardines señoriales en la ribera del Loira


En pleno viñedo de la denominación AOC Savennières, el Castillo des Vaults te desvelará su preciosa colección de árboles, su estanque y sus avenidas sinuosas. Espacios verdes teñidos de romanticismo, donde crecen narcisos, lirios, tulipanes y rosales. La huerta destaca por sus especies antiguas.

En Champtocé-­sur-­Loire, el Castillo du Pin, que significa «castillo del pino», bien merece su nombre, pues aquí crecen coníferas, cipreses y tejos, tallados según las técnicas del arte de la topiaria (talla decorativa de árboles). También hay aguacates, daturas y laureles de flor, sin olvidar la antigua colección de cítricos. Los estanques permiten además la proliferación de iris y nenúfares, mientras que el huerto exhibe rosas, clemátides y tomates. Este tiene la distinción de «Jardin Remarquable» (jardín destacable).

Por último, haz un alto en Varades, en el parque del Palacio Briau,  diseñado por el arquitecto Edouard Moll en la época de Napoleón III. Sus tres niveles de terrazas sobre el Loira dejan entrever los vestigios de un castillo medieval.