Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Islas habitadas: de Nantes a Amboise

Muchas son las islas del Loira. Algunas están habitadas, como la fabulosa Isla de Nantes y sus mágicas máquinas o la Isla de Oro de Amboise, atrapada entre dos brazos del Loira, la Isla de Béhuard o la Isla de Offard.
 

Nantes: una isla del Loira efervescente


Además de efervescente, la gran isla de Nantes es misteriosa. Aquí habita el Gran Elefante (que al menor descuido ducha a los visitantes) junto a las Máquinas de la Isla. Descubre esta moderna isla, antiguamente isla portuaria, donde pueden admirarse creaciones arquitectónicas de grandes nombres (Jean Nouvel, Christian de Portzamparc…). Aquí cobran gran importancia las escuelas de arte y el arte en general con los Anillos de Buren, por ejemplo. Podéis terminar la visita tomando algo en el «Hangar à Bananes».
 

Dos islas de oro en medio del Loira


A unos treinta kilómetros de Nantes, en Cellier, se encuentra una isla fuera de lo común: la Isla de Oro. Esta isla es un campo de golf de dos recorridos (9 y 18 hoyos).

La segunda Isla de Oro se encuentra en Amboise. Esta isla, abrazada literalmente por el Loira, cuenta con varias casas que miran de frente al castillo. Mucho tiempo atrás, en el año 503, el rey franco Clovis firmó aquí el tratado de paz con Alaric, el jefe de los visigodos. Hay varias posibilidades de pernoctación y restauración: terreno de camping o alojamiento Ethic Etapes.
 

La Isla de Béhuard y la Isla de Offard: dos islas fuera del tiempo


La Isla de Béhuard ostenta el título de «Petite Cité de caractère» y destaca por ser una pequeña maravilla plácidamente mecida por el Loira. Aunque si el río real decide lo contrario... el pueblo queda anegado por las crecidas invernales. Las marcas de las diferentes inundaciones llevan la cuenta. Esta isla es además la única con estatuto de municipio que, ya a la entrada del pueblo, destila encanto. Sobre una roca, la capilla Notre Dame fue en el pasado un importante destino de peregrinaje. Y a orillas del Loira: un bonito paseo bordeado por magníficas mansiones.

En Saumur, en medio del Loira, la Isla de Offard no pierde de vista al majestuoso castillo. Si os da pena marcharos tan pronto de este lugar encantador, ¿por qué no pasar la noche en el camping de la isla? Por delante, una noche de lo más insular.