Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Panoramas del Valle del Loira

Para descubrir toda la hermosura del Valle del Loira, lo mejor es subir a lo alto de un castillo del Loira, un mirador, un promontorio o un puente. Todos ellos ofrecen unas fantásticas panorámicas del río, sus afluentes y sus pueblos.
 

Vistas en lo alto de los Castillos del Loira


La mayoría de los Castillos del Loira están construidos en altura, por lo que ofrecen una perspectiva ideal para contemplar los alrededores. Desde los castillos de Saumur, Montsoreau,  Amboise y Chaumont-sur-Loire, pueden contemplarse en todo su esplendor las ciudades emblemáticas del Valle del Loira y el propio río. 

Desde las terrazas del Castillo de Chambord la mirada abarca toda la extensión de sus dominios salvajes... ¡de 5400 ha! 
Desde lo alto de la Fortaleza de Chinon se presenta a la vista el río Viena, la ciudad y, a lo lejos, un mar de viñas. El Castillo de Angers, por su parte, se erige sobre el río Maine.

Por último, para unas vistas magníficas del valle del Loir, no podemos dejar de visitar las ruinas del Castillo de Lavardin, con su pueblo coqueto y su puente. 
 

Miradores, puentes y terrazas para contemplar el Loira


En Saint-Florent-le-Vieil, desde el mirador de Mont-Glonne, las vistas del Loira y sus islas es espléndida. Al igual que desde el promontorio rocoso de Champtoceaux a 70 metros de altura o en los pueblos de Saint-Méen y Thébaudières, en los alrededores de Cellier. 

En Nantes, la Butte Sainte-Anne y la explanada Bruneau permiten contemplar la ciudad, la isla del Loira y el pueblo de Trentemoult. Las obras del estuario son también buenos lugares de observación del Loira, como el Jardin Étoilé de Paimboeuf o el Observatorio de Lavau.

En Saint-Nazaire los puntos de vista son numerosos: las terrazas panorámicas de la base de submarinos, los balcones del ecomuseo o el puente, auténtica mole de hierro.
 

Vistas de las confluencias ribereñas


Asistir al encuentro del Loira con uno de sus afluentes es siempre algo emocionante.

Candes-Saint-Martin ofrece varios puntos de vista: el puente que atraviesa el río Viena, la colegiata y el Molino y su tablero de orientación. Todos ellos brindan magníficas vistas de la confluencia del Loira y el Viena.

Y en Bouchemaine, en el pueblo de la Pointe, el río Maine va a fundirse con el Loira. ¡Sencillamente mágico!

Y para vistas todavía más impresionantes, solo queda subirse ¡a bordo de un globo aerostático, un planeador o un ultraligero!