Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Pueblos de Anjou entre viñedos

La belleza de los pequeños pero auténticos pueblos de Anjou (sello «Petites cités de caractère») se ve realzada más si cabe por los viñedos de los alrededores. Sal a descubrir estas pequeñas joyas del viñedo de Anjou: Le Coudray-Macouard, Montreuil-Bellay, Le Puy-Notre-Dame, Aubigné-sur-Layon y Savennières. 
 

En la región de Saumur: Le Coudray-Macouard, Montreuil-Bellay y Le Puy-Notre-Dame


Pasea por Coudray-Macouard, antiguo y florido pueblo fortificado. Fíjate en el fabuloso contraste que forma el azul oscuro de la pizarra con la blancura de la piedra tuffeau. Admira las antiguas residencias señoriales del pueblo, sublimes, así como la fortaleza de antaño, de la que queda una capilla.

La ciudad de Montreuil-Bellay, también fortificada, está bordeada por viñedos y atravesada por el Thouet, afluente del Loira. Al final del itinerario señalizado descubre toda la riqueza arquitectónica de este lugar: el castillo, las puertas de la ciudad, la muralla, la colegiata o el hospital Saint-Jean...

También entre las viñas, Le Puy-Notre-Dame es otro pueblo de los auténticos. Su arquitectura es igualmente interesante: puertas de la ciudad, colegiata, casas solariegas... No dejes de visitar sus galerías subterráneas (las llamadas «troglodíticas») en las que se crían vinos del Loira y se cultivan setas...
 

Entre el Loira y Layon: Aubigné-sur-Layon y Savennières


El pueblo vitícola de Aubigné-sur-Layon desprende un encanto singular y auténtico. Un pueblo también florido con monumentos destacables, como el castillo o la iglesia de Saint-Denis, y fantásticas casas señoriales. Su jardín de flores también merece una visita.

Entre los paisajes majestuosos de los viñedos del Loira, Savennières y Epiré conforman un único y mismo pueblo, tan prestigioso como el vino que lleva su nombre: el Savennières. Paseando por sus calles, disfrutarás de la armonía que reina aquí entre la naturaleza y la arquitectura:  las lomas pobladas por las viñas y el plátano tricentenario se codean con espléndidas casas solariegas y antiquísimas iglesias de estilo románico.

Pueblos auténticos con sello de calidad «Petites Cités de Caractère»