Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Viñedos entre Touraine y Orleans

Junto a los viñedos de la denominación Touraine, hay muchos otros viñedos por descubrir: Chinon, Vouvray, Saint-Nicolas de Bourgueil,  Bourgueil, Montlouis-sur-Loire, Cheverny, Cour-Cheverny, Valençay, Orléans, Orléans-Cléry y Coteaux du Giennois. 



Vinos de Bourgueil, St.Nicolas de Bourgueil y Chinon: vinos tintos y rosados


Los viñedos de BourgueilSaint-Nicolas de Bourgueil, repartidos en unas 2400 hectáreas en las terrazas de la ribera derecha del Loira, brindan unos vinos tintos y rosados de excepción, todos elaborados a partir de la variedad Cabernet Franc (o más excepcionalmente, de Cabernet Sauvignon). Acercaos a descubrirlos a la Maison des Vins de Bourgueil (Casa del Vino de Bourgueil).

Los vinos de St. Nicolas de Bourgueil, artistocráticos y vivaces, también destacan por su suavidad y su finura.

Los vinos de Chinon, por su parte, son vinos redondos en boca, ligeros y agradables, pero también ricos y equilibrados. Son elaborados a partir de las uvas cultivadas en las colinas ribereñas del Loira y el Viena.
Chinon es, además, un noble burgo medieval dominado por su majestuosa Fortaleza Real, lugar de residencia de numerosos reyes y príncipes, donde se invita al visitante a adentrarse en la historia con una museografía muy contemporánea.
Cerca queda el Château de Langeais, una refinada residencia a medio camino entre la Edad Media y el Renacimiento. Y también cerca, en la confluencia del Loira y del Viena, se encuentra uno de los pueblos más bonitos de Francia: Candes-Saint-Martin (incluido en la lista «Plus beaux villages de France»).
 

Vinos de Vouvray y Montlouis-sur-Loire: vinos blancos


En Vouvray y Montlouis-sur-Loire, entre el Loira, el Brenne y el Cher, los vinos blancos son los protagonistas, tanto secos como semisecos y dulces, efervescentes o licorosos.
Estos vinos son elaborados a partir de una única variedad: la Chenin, una de las principales variedades blancas de Francia y del mundo, que brinda grandes vinos. Las casas y bodegas excavadas en la roca («troglodíticas») de aquí os abren sus puertas para descubrir la sorprendente historia de la piedra de tuffeau, con la que se construyeron los majestuosos edificios del valle. ¿Por qué no ir a descubrirlos a la Cave des Producteurs de Montlouis-sur-Loire?

Los vinos de Vouvray son criados en su mayoría en cavas, abundantes en la región. En mayo Troglovinum os invita a adentraros en ellas. Los 2/3 de su producción corresponden a vinos de aguja, de finas burbujas. Tienen un potencial de guarda significativo (10 años o más). En las inmediaciones queda el Castillo de Amboise, de visita obligada, con su visitas panorámicas del Loira, o el Castillo de la Bourdaisière en Montlouis-sur-Loire, con su parque y sus jardines.
 

Los viñedos de Gien y Valençay: vinos tintos, rosados y blancos


A orillas del Loira, los viñedos de Gien (Coteaux du Giennois) ofrecen vinos ligeros y frutales, tanto tintos como rosados y blancos. Con su historia y sus monumentos destacados, Gien promete un paseo apasionante, así como visitas temáticas y talleres artísticos (mosaico, pintura sobre cerámica...).

Al igual que los viñedos de Valençay, no muy lejos de Berry, Touraine y Sologne. Los vinos tintos, que evocan frutas rojas y especias, son el resultado de ensamblar las variedades Gamay, Pinot Noir y Côt; mismo ensamblaje que el de los rosados. Estos últimos son ideales para acompañar el queso de cabra del mismo nombre. Aprovecha esta escapada para descubrir el emblemático castillo de Talleyrand, el Castillo de Valençay.
 

Vinos del Loira de Cheverny y Cour-Cheverny, Orléans y Orléans-Cléry


La AOC Cheverny produce vinos delicados y afrutados, tanto blancos como tintos y rosados. La mayoría son ensamblajes de diferentes variedades: Gamay y Pinot Noir para los tintos y rosados; Sauvignon, Chardonnay y Menu Pineau para los blancos.

Los vinos de Cour-Cheverny son blancos secos elaborados a partir de una sola variedad, la Romotarina, una exclusividad de la denominación Cour-Cheverny. Esta variedad introducida por François I en 1519 está plantada en los alrededores del palacio de Romorantin, donde vivió su madre, Luisa de Saboya. 

Ambos pueden degustarse en la Maison des vins (Casa del Vino) situada a la entrada del Castillo de Cheverny.

Orléans también tiene sus propias denominaciones AOC: en la ribera del Loira, sus viñedos ofrecen vinos ligeros y refrescantes. La variedad principal de los tintos y rosados es la Pinot Meunier y la de los blancos, la Chardonnay.

Cerca de la Basílica de Cléry-Saint-André, los viñedos de Orléans-Cléry brindan tintos exclusivamente elaborados a partir de Cabernet Franc.