Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Angers, patrimonio excepcional del Valle del Loira

Como buena capital de Anjou, la ciudad de Angers atesora un patrimonio excepcional que no puedes perderte cuando vengas de visita: su castillo, su casco histórico, sus jardines y museos... A continuación, te contamos un poco más…

Castillo de Angers

Faro y emblema de la ciudad de Angers, el Castillo de Angers se erige sobre el río Maine desde el siglo XIII. Se mire por donde se mire, este castillo de 17 torres resulta imponente, tanto desde arriba sobre las murallas como desde abajo al cruzar su puente levadizo. En el interior, el verdor de los jardines contrasta con la piedra blanca de toba calcárea de las edificaciones. Pero es dentro del castillo donde se encuentra su joya más preciada: el famoso Tapiz del Apocalipsis. Un tapiz de 140 metros de largo encargado por Luis I de Anjou en torno a 1375, de los cuales 103 metros se encuentran expuestos en el castillo. Se trata del conjunto de tapices medievales más grande del mundo.  

Castillos en los alrededores de Anger

A tan solo 20 minutos en coche se encuentra el "Gigante del Valle del Loira". Con sus 7 plantas, el Castillo de Brissac es el castillo más alto de Europa. A pesar de estar habitado por los dueños, el castillo puede visitarse, así como sus extensos jardines. A unos 20 minutos también de Angers, esta vez al norte, puedes visitar el Castillo de Plessis-Bourré. Esta auténtica joya está rodeada por agua, lo que le confiere un ambiente único. Aquí se rodó de hecho la película “Piel de asno”.

Centro gótico de Angers

En las calles pavimentadas del casco histórico enseguida nos envuelve la atmósfera medieval que se respira en Angers. Son muchas las casas típicas con entramado de madera, pero hay una que merece especial atención: la Maison de Adam. Fíjate en los extraños personajes que habitan su fachada; sin duda es una de las casas más destacables de la ciudad. 

Catedral Saint-Maurice  

Situada al final de una amplia escalinata que arranca en el Maine se erige la Catedral con su esbelta silueta. El pórtico y la fachada atestiguan el pasado gótico de la ciudad. La Catedral conserva sus vidrieras del siglo XII y alberga una importante colección de tapices.  

Galería David d’Angers

Esta galería de arte ofrece una excepcional mezcla de modernidad y arquitectura del siglo XIII. Su inmenso y moderno techo de cristal deja pasar la luz poniendo de relieve las obras del escultor David d’Angers. Para acabar la visita, date una vuelta por el Jardin des Beaux-arts y haz un alto en el claustro Toussaint.