Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

La gastronomía angevina

Cada tierra tiene su gastronomía. Y la de Anjou es muy amplia y variada. ¡El buen comer y el disfrute gastronómico están bien arraigados! Desde setas cultivadas en cuevas hasta chocolatinas color azul pizarra, pasando por fouaces untadas con crémet o champiñones rellenos... ¡A la mesa!

La fouée: desde el siglo XVI hasta hoy…

En su época, estos panecillos se echaban al horno para comprobar su temperatura... Estamos hablando de mediados del siglo XVI. Rabelais describía así la receta en Gargantua en el siglo XVI: "Elaborados con fina harina de trigo diluida con yemas de huevo y mantequilla, azafrán, especias y agua". En la actualidad, estos panecillos se comen con casi todo lo que te puedas imaginar: setas, chicharrones, queso, carne...

El crémet de Anjou: ¡la estrella de los postres!

Desde hace 300 años, el crémet de Anjou no puede faltar en las mesas angevinas. Nata montada, huevos a punto de nieve, un poco de azúcar... ¡y listo! No es un queso, pero tampoco un lácteo cualquiera, este postrecillo cremoso se vendía antiguamente en las calles de Angers de forma ambulante o en comercios especializados. En cualquier caso, ¡no tiene nada que envidiar a otros postres! El crémet es, sin duda, uno de los más dulces placeres de Angers.

La galipette de Anjou

Este champiñón cuyo nombre significa "voltereta", es famoso por su gran tamaño: le pesa tanto la cabeza que acaba por doblarse... ¡y dar una voltereta! La galipette de Anjou se cultiva en cuevas excavadas en la roca en Saumur, donde puede probarse a la plancha y rellena de chicharrones finos (rilletes) o mantequilla especiada (utilizada típicamente como relleno de caracoles). También puede acompañarse con las famosas fouées...  Probar un panecillo fouace relleno de champiñones gallipete en un restaurante troglodítico... ¡Excelente idea! 

La Gouline: angevina ¡por supuesto!

Elegido plato emblemático de Anjou, la Gouline es una especie de hornazo o empanada que esconde en su interior todos los sabores regionales: queso tomme angevino, champiñón de París, chalotas IGP, rillauds (especie de torreznos o chicharrones), uva chenin... Tentador ¿no? Disfruta de esta delicia con la familia o los amigos.

Quernon d’ardoise... Las chocolatinas azules

Esta delicia angevina por excelencia rinde homenaje a las llamadas “minas azules”.  Creada en 1966 por René Maillot, esta chocolatina es una mezcla de crocante de almendras y avellanas caramelizadas recubiertas de una fina capa de chocolate color azul, como los tejados de pizarra de Anjou, gracias a unos ingeniosos polvos de frutas y verduras sin colorantes... ¿Alguien da más?