Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..
Desde su delicada silueta inmaculada hasta su decoración interior: Chenonceau encarna toda la gracia femenina. De hecho, se le conoce como el Castillo de las Damas por las diferentes mujeres a las que conquistó. Esta obra maestra renacentista, con sus colecciones de arte de valor incalculable, sus estancias perfectamente conservadas y sus floridos jardines, nos reserva mágicos momentos…
El Castillo de Chenonceau, obra maestra del Renacimiento, fascina por la deslumbrante blancura de sus paredes y las sensuales curvas de sus torrecillas. Se caracteriza por un estilo elegante y femenino que revela la influencia de las grandes damas de la historia en su arquitectura. 

El torreón y el pozo son los únicos vestigios de sus orígenes medievales, que fueron destruidos durante el s. XVI por Thomas Bohier, entonces secretario general de finanzas del rey Francisco I.  Bohier colocó las primeras piedras del actual edificio sobre los pilares de un antiguo molino fortificado elevando el castillo sobre el río. El cuerpo principal, cuadrado, tiene algo de particular para la época: las estancias están dispuestas ambos lados de un vestíbulo central, comunicadas por una escalera recta directamente inspirada de los palacios venecianos. La originalidad de esta disposición encuentra continuidad en la galería de dos plantas que Catalina de Medici mandó construir sobre el puente que franquea el Cher.

Los interiores del Castillo de Chenonceau se caracterizan por la fastuosidad de la época y, de una estancia a otra, nos asombran con la riqueza de su mobiliario y sus decoraciones. Las salas están tan bien arregladas que, a veces, parece que el tiempo se hubiera detenido. El dormitorio de Luisa de Lorena llama especialmente la atención: la decoración sepulcral se debe al duelo de la mujer de Enrique III, que vivió aquí sus últimos años, retirada en esta estancia de negras paredes y repleta de atributos mortuorios. Al recorrer la majestuosa Galería de Medici no cuesta imaginarse el vuelo de los vestidos arremolinándose en el suelo de cuadros bicolores durante las grandes fiestas de la corte. Las cocinas, instaladas en los pilares del puente, presentan un gran realismo… uno casi puede sentir el olor de las marmitas inundándolo todo: el comedor, la carnicería, la despensa y la cocina, donde encontraremos muchos objetos de época. La puesta en escena de cada una de estas estancias es uno de los puntos fuertes de la visita. Todo en el castillo y sus dominios cultiva el arte del detalle y del refinamiento

El parque y sus jardines están perfectamente diseñados: el laberinto circular, los rosales trepadores del Jardín de Diana de Poitiers o los parterres de flores del Jardín de Catalina de Medici son una muestra de la tradición jardinista francesa. Los caminos de naranjos, los arbustos y la infinidad de flores invitan a deambular, especialmente de noche cuando se organizan paseos al ritmo de una música suave. Junto a estos fantásticos jardines, se puede visitar una colección de carruajes de finales del s. XVIII y principios del s. XIX en la "Galerie des Attelages". Por su parte, la "Galerie des Dômes" conserva los recuerdos del Hospital Militar instalado en Chenonceau durante la Primera Guerra Mundial. 
No te puedes perder...

El castillo-museo

El esplendor de Chenonceau queda patente por la riqueza de su mobiliario renacentista, sus tapices de Flandes y las obras de grandes maestros que visten sus muros. Esta excepcional colección museística constituye un tesoro de incalculable valor que el castillo conserva con máximo cuidado.
Seguir leyendo
Tesoro escondido

Los espléndidos ramos del taller floral

Chenonceau honra la tradición floral de la época de componer ramos de flores para cada estancia y cada ocasión.
Seguir leyendo
Insólito

Un castillo de damas

Suele decirse que detrás de un gran hombre, se esconde una gran mujer. Detrás el Castillo de Chenonceau, no se esconde una, sino varias y todas ellas sentían auténtica pasión por él...
Seguir leyendo
Las últimas novedades del castillo
Información práctica

CHATEAU DE CHENONCEAU

Ouvert en ce moment
+ todos los horarios
+ todos los precios
A partir de 14€ /  persona
Démarche d'excellence grands sitesJardin remarquable
¿Qué ver en los alrededores?
Cómo llegar
El Castillo de Chenonceau está a 25 minutos en tren (TER) desde la estación de Tours. Las estaciones de trenes de Tours y Saint-Pierre-des-Corps tienen conexión con Paris-Montparnasse (1 hora aprox.). En coche se puede llegar por la A10, la A85 y la A71 (2 horas desde París). El aeropuerto de Tours tiene conexiones con Portugal, Irlanda, Gran Bretaña y Marruecos.

Tu recorrido

En los alrededores del castillo de Chenonceau
30 min + Ir
1h 39 min + Ir
10 min + Ir
3 min + Ir
32 min + Ir
1h 16 min + Ir