Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

Castillos y bicicletas: ¡la combinación perfecta!

¿Sueñas con pedalear a tus anchas de castillo en castillo? ¡Aquí es posible! Y, además, por rutas y carriles seguros. Recorre bosques y campos de trigos, refréscate a orillas del Loira, haz un picnic bajo un sauce llorón, toma algo en la terraza de un pueblo... ¡Móntate en la bici y síguenos…!

En bici hasta el Castillo de Chenonceau 

Siguiendo la ruta "Cœur de France à Vélo" ("Corazón de Francia en bicicleta") a orillas del Cher, desde Tours por ejemplo, a través de verdes paisajes, entre bosques y campos, llegamos al Castillo de Chenonceau y sus famosos arcos hincados en el río. Tras visitar el castillo, pasea tranquilamente por los suntuosos jardines de Diana de Poitiers y Catalina de Medici. O, si lo prefieres, da un paseo en kayak por el río y pasa por debajo de la fantástica galería del castillo, construida sobre el río Cher. Y si lo que quieres es seguir pedaleando, ¡la ruta continúa hasta el ZooParc de Beauval! Pero no sin antes hacer un alto en el Bistrot’Quai, en Civray-de-Touraine: ¡te encantará!  
 

En bici hasta el Castillo de Cheverny 

¿Por qué no acercarte hasta el Castillo de Cheverny pedaleando por uno de los muchos itinerarios ciclistas de "Los Castillos en bicicleta"? Cuando hace calor, el bosque de Cheverny es el refugio ideal para disfrutar a la sombra de un picnic a base de productos locales (por supuesto, comprados directamente a los productores y comerciantes regionales). Después, ¡a visitar el Castillo de Cheverny! ¿Te suena de algo? Es normal, su elegante y blanca silueta sirvió de inspiración a Hergé para el castillo del Capitán Haddock, el compañero de aventuras de Tintín. Pasea por los jardines del castillo y aparca la bici para dar un paseo en barco o buggy eléctrico y descubrir el parque en toda su extensión.   

En bici hasta el Castillo de Beaugency 

Dos grandes rutas europeas EuroVelo llegan hasta el Castillo de Beaugency por la ribera del Loira. El Loira en Bicicleta (EuroVelo 6) y La Scandibérique (EuroVelo 3) comparten a veces el mismo recorrido, como en este tramo. Pasea tranquilamente por este coqueto pueblo. Recorre sus muelles y admira su imponente puente y sus 23 arcos sobre el Loira. Luego sigue en dirección al Castillo de Beaugency, que volvió a abrir sus puertas en julio de 2021.  El Castillo es ahora un Centro de Arte Digital, donde confluyen el patrimonio y las artes digitales.  Residencias de artistas, exposiciones efímeras, vídeo mapping sobre las fachadas... ¡Una manera diferente de visitar el castillo! 
 
No muy lejos del Valle del Loira, hay muchas otras rutas y circuitos en bicicleta. 

En bici hasta el Castillo de Châteaudun 

Súbete a lomos de la bicicleta ¡y haz la ruta del Valle del Loir en Bicicleta! El pequeño río Loir serpentea apaciblemente entre verdes y bucólicos paisajes. Saborea esta experiencia pedaleando a tu ritmo. Con salida desde el pueblo Illiers-Combray, que Marcel Proust tanto estimaba, o desde Bonneval, encantador pueblecito conocido como la “Pequeña Venecia de Beauce”, dirígete a Châteaudun y su castillo. Al llegar lo primero que llama la atención es la alta silueta del Castillo de Châteaudun, erigido sobre el río Loir. Adéntrate en el interior y pasea por sus jardines en altura: ¡las vistas son fantásticas!  

En bici hasta el Castillo de Valencay 

Además de amante de la bici, ¿eres amante de los quesos? ¡Esta ruta es la tuya!   El circuito “Le Goût du Valençay” (Sabores de Valençay), que se extiende a lo largo de 52 kilómetros, cuenta con diferentes paradas ya sea para hacer degustaciones, conocer a los productores o descubrir bonitos y ondulantes paisajes y encantadores pueblecitos. Sin olvidar, por supuesto, la famosa Pirámide de Valençay. Este queso de cabra, de leche cruda entera, tiene mucho carácter y está protegido por una denominación de origen. Tras estas incursiones gastronómicas, el Castillo de Valençay, residencia del Príncipe de Talleyrand, nos espera. Destaca su interior amueblado y decorado con numerosas pinturas y objetos preciosos, testimonio de cómo se vivía en el siglo XIX.  
 
 

En bici hasta el Castillo de Ainay-le-Vieil 

Una vez más nos adentramos en la ruta "Cœur de France à Vélo" ("Corazón de Francia en bicicleta"):  solo que esta vez en dirección al Castillo de Ainay-le-Vieil. En el camino encontraremos antiguas casas de esclusa, puentes-canal y un puente levadizo.  En el pueblecito de Drevant, no te pierdas el excepcional teatro galorromano, vestigio de una importante ciudad antigua. Una vez en el Castillo de Ainay-le-Vieil, te encantará su estilo gótico flamígero, rodeado por una fortaleza flanqueada por altas torres. En el exterior, pasea por los jardines desde la rosaleda y descubre los 5 huertos (llamados "chartreuses") situados en una terraza que da a los canales y conectados entre sí por una serie de arquerías.