Cerrar
www.valdeloire-france.com utiliza cookies para mejorar su navegación.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..
Cuando San Luis de Francia mandó construir la colosal fortificación que protege al Castillo de Angers, no imaginaba que esta se convertiría, siglos más tarde, en la coraza de un tesoro mundial... El castillo conserva y expone el Tapiz del Apocalipsis: el tapiz medieval más grande del mundo, encargado por Luis I de Anjou en el siglo XIV. Los miles de visitantes que vienen a admirarlo se sorprenden al descubrir tanto la arquitectura militar del castillo como los numerosos jardines que mantienen vivo el recuerdo del buen rey Renato de Anjou.
La impresionante fortificación que rodea el Castillo de Angers es una magnífica obra militar del siglo XIII. Una vez franqueadas sus puertas, descubrimos un agradable palacio que conserva un auténtico tesoro, el tapiz medieval más grande del mundo: el Tapiz del Apocalipsis.

El lugar en el que se encuentra hoy el castillo de Angers estuvo habitado desde tiempos inmemoriales como demuestra una sepultura del neolítico encontrada en excavaciones recientes. Estas acreditan igualmente una importante ocupación romana desde el siglo I y la presencia de un palacio episcopal entre los siglos VII y IX. Posteriormente, los condes de Anjou construirían un palacio condal asediado por los Plantagenêt antes de que Felipe Augusto venciese a los ingleses. La fortificación sería construida a partir de 1230 por la regente Blanca de Castilla y su hijo Luis XI (San Luis de Francia) para disuadir de sus intenciones codiciosas a los ingleses y bretones. Se erigió entonces una gran muralla de esquisto y caliza, con una altura de 40 metros y flanqueada por diecisiete torres de 12 metros de diámetro que dan al castillo ese aire tan severo. 
El lugar en el que se encuentra hoy el Castillo de Angers estuvo habitado desde tiempos inmemoriales como demuestra una sepultura del Neolítico encontrada en excavaciones recientes. Estas acreditan igualmente una importante ocupación romana desde el siglo I y la presencia de un palacio episcopal entre los siglos VII y IX. Posteriormente, los condes de Anjou construirían un palacio condal asediado por los Plantagenêt antes de que Felipe Augusto venciese a los ingleses. La fortificación sería construida a partir de 1230 por la regente Blanca de Castilla y su hijo Luis XI (San Luis de Francia) para disuadir de sus intenciones codiciosas a los ingleses y bretones. Se erigió entonces una gran muralla de esquisto y caliza, con una altura de 40 metros y flanqueada por diecisiete torres de 12 metros de diámetro que dan al castillo ese aire tan severo. 
 
Durante los siglos XIV y XV, la poderosa construcción fue ocupada por los duques de Anjou, empezando por Luis I de Anjou que modernizaría el palacio condal recargándolo de grandes ventanas con bastidores. Es en esta época cuando encargó el que se convertira la vivienda real y el castilleteircalipsis.s de Anjou, empezando por Luis I de Anjou que modernizardiecisiete torres de 12 metía en el tapiz medieval más grande del mundo: el Tapiz del Apocalipsis. Luis II mandaría construir a continuación la capilla y el excéntrico rey Renato de Anjou construiría la vivienda real y el castillete. Fiel a su carácter fantasioso, instalaría en los jardines un pequeño zoológico que recogía animales domésticos y exóticos. 

Al fallecer el rey Renato el Bueno, Luis XI anexionaría el ducado de Anjou y su fortificación al terreno real y serviría entonces como lugar de detención con la aparición de las famosas «filletes» (jaulas de hierro) que se atribuyen a Luis XI. Las funciones defensivas fueron reforzadas para adaptar la fortificación a las nuevas técnicas de artillería. Durante la guerra de religión, Luis XIV haría del castillo de Angers una «pequeña Bastilla» donde fue encarcelado el superintendente de finanzas Fouquet, detenido por el famoso mosquetero D’Artagnan. El castillo se utilizaría como prisión departamental hasta 1856, en ella eran encerrados los detenidos de derecho común y los enfermos metales. La fortificación se utilizaría a continuación como cuartel hasta mitad del siglo XX cuando pasó a ser propiedad de la institución de Monumentos Históricos. Hoy en día, el gran embajador del Castillo de Angers es el Tapiz del Apocalipsis, una obra maestra única en el mundo tanto por su tamaño como por su antigüedad. Cada rincón de este monumento excepcional nos reserva emociones, desde que atravesamos el puente levadizo hasta sus magníficos jardines: nos embarga la prestancia de un castillo repleto de historia. 
No te puedes perder...

El Tapiz del Apocalipsis

El Castillo de Angers conserva con esmero el tapiz medieval más antiguo y más largo del mundo: el Tapiz del Apocalipsis. Auténtico tesoro que ha desafiado el paso del tiempo, esta serie de tapices de 104 metros de largo nos cuenta el Apocalipsis según San Juan.
Seguir leyendo
Tesoro escondido

La fortificación más poderosa del reino

La fortificación construida por Luis XI en el siglo XIII era entonces la más poderosa del reino.
Seguir leyendo
Insólito

El jardín suspendido

El rey Renato el Bueno transmitió a Angers su gusto por los jardines y su pasión por la botánica.
Seguir leyendo
Las últimas novedades del castillo
Información práctica

DOMAINE DU CHATEAU D'ANGERS

DOMAINE DU CHÂTEAU D'ANGERS
2 promenade du Bout du Monde
49100, ANGERS
France
Vignobles et DécouvertesAccueil Vélo
¿Qué ver en los alrededores?
Cómo llegar
El Castillo de Angers se encuentra a 10 minutos a pie de la estación a la que se llega en 1 hora y media desde París-Montparnasse.
El aeropuerto de Angers Loire tiene conexiones con Niza, Toulouse y Londres. Por carretera: A11, A85 y A87 en 2 horas y media desde París y en 3 horas y 40 minutos desde Burdeos.

Tu recorrido

En los alrededores del castillo de Angers